Co-Parenting vs. Parallel Parenting: ¿Cuál es la mejor opción para ti y tus hijos?

La crianza compartida es un concepto con el que la mayoría de las personas están familiarizadas, pero es posible que no hayas oído hablar del término «crianza paralela» antes. Entonces, ¿qué es exactamente la crianza paralela? En términos simples, es una versión de la crianza compartida que los padres divorciados utilizan cuando prefieren tener una interacción limitada entre ellos. Este enfoque se utiliza comúnmente en divorcios de alto conflicto.

Cuando pasé por mi divorcio en 2010, la crianza paralela no era un término ampliamente conocido. Debido a las dificultades que tenía para comunicarme con mi ex cónyuge, naturalmente comencé a practicar la crianza paralela sin siquiera darme cuenta. Me preguntaba si estaba haciendo algo mal al no poder co-paternar de la manera ideal descrita por el tribunal. Mirando hacia atrás, desearía haber sabido cómo establecer intencionalmente un acuerdo de crianza alternativo.

Si estás pasando por un divorcio, en medio de uno, o tienes dificultades con la crianza compartida, puede ser beneficioso entender la crianza paralela como una opción. En este artículo, cubriré los siguientes temas:

Entendiendo la diferencia entre la crianza compartida y la crianza paralela

No todos los divorcios son iguales y cada situación de crianza es única. Sin embargo, hay ciertas características que diferencian la crianza compartida de la crianza paralela.

READ  El Calendario de Crianza Compartida 50/50: Logrando Tiempo Igual con Tus Hijos

La crianza compartida implica:

  • Una comunicación amistosa con tu ex cónyuge.
  • Toma de decisiones mutua cuando sea necesario.
  • Conversaciones tranquilas sobre desviaciones del plan de crianza.
  • Asistir a eventos y ocasiones especiales sin problemas.
  • Compartir responsabilidades financieras y poder discutirlas directamente.

Por otro lado, la crianza paralela implica:

  • Limitar el contacto directo con tu ex cónyuge.
  • Tomar decisiones importantes por tu cuenta e involucrar al otro padre solo en caso de emergencia.
  • Mantener las responsabilidades financieras separadas.
  • Seguir estrictamente el plan de crianza para evitar conflictos.
  • Celebrar festividades y cumpleaños por separado, y posiblemente turnarse para asistir a actuaciones o eventos deportivos.

Elegir entre la crianza paralela y la crianza compartida

Si bien una relación cooperativa de crianza compartida es ideal, no siempre es posible. En esos casos, la crianza paralela puede ser una alternativa viable. Sin embargo, la decisión de adoptar este estilo de crianza no siempre implica un acuerdo mutuo.

Típicamente, un juez o mediador de la corte familiar alentará inicialmente a una pareja divorciada a co-paternar. Si surgen conflictos durante el proceso de divorcio, el mediador o uno de los abogados puede sugerir la crianza paralela como una alternativa adecuada.

Algunos padres se encuentran en roles parentales paralelos debido a circunstancias personales. Por ejemplo, si has experimentado abuso conyugal o has estado intentando co-paternar con un ex cónyuge narcisista, es posible que elijas la crianza paralela como la única opción viable. Esta decisión puede o no ser respaldada por un abogado o juez.

Si has estado co-paternando pero enfrentas dificultades, vale la pena considerar si la crianza paralela podría ayudarte a ti y a tu ex cónyuge a convertirse en padres más efectivos en el futuro. Antes de tomar una decisión, aquí hay algunos factores a tener en cuenta.

READ  Versículos Bíblicos útiles para Padres: Nurturando la Fe en los Niños

Revisa tu plan de crianza legalmente vinculante

Idealmente, deberías incorporar detalles específicos sobre cómo interactuarás con tu ex cónyuge en tu acuerdo legal inicial. En divorcios de alto conflicto, un juez o mediador puede recomendar un detallado plan de crianza paralela. Este plan podría incluir:

  • Comunicación programada con tu hijo cuando esté en la casa del otro padre.
  • Lugares de recogida y entrega, así como otros arreglos relacionados con la custodia.
  • Aprobación de cuidadores acordados mutuamente.
  • Manejo de la selección y pago de actividades extracurriculares.
  • Ajustes en los porcentajes de custodia si hay cambios en el empleo o circunstancias.
  • Determinar la escuela del niño hasta la secundaria.

Tener este nivel de detalle puede prevenir confusiones y minimizar la comunicación entre padres divorciados. Si ya estás divorciado, es posible que desees agregar algunos de estos detalles a tu acuerdo de crianza existente. Explora si tienes alguna flexibilidad legal para hacer la transición a la crianza paralela sin tener que volver a la corte.

Considera los efectos en la vida de tus hijos

Mudarse a la crianza paralela puede tener varios efectos en tus hijos, dependiendo de su edad y de sus experiencias previas con tu relación con el otro padre.

Inicialmente, tus hijos pueden experimentar ciertas dificultades a medida que cambian sus rutinas y la asistencia a ciertos eventos. Los niños de padres divorciados son naturalmente sensibles a los cambios en sus vidas. Sin embargo, los desafíos temporales no necesariamente significan que la crianza paralela sea una decisión equivocada. Con el tiempo, si la crianza paralela reduce el conflicto parental, es probable que tenga un efecto acumulativo positivo.

READ  Crear un Plan de crianza sólido en Georgia

Al tomar decisiones sobre cambios en tus acuerdos de divorcio, trata de pensar como un juez. Los jueces priorizan las necesidades de los niños por encima de todo. Aunque es posible que no puedas predecir todos los detalles sobre cómo un cambio afectará a tu hijo, mantener el bienestar de tu hijo como prioridad te ayudará a ti y a tu ex cónyuge a tomar decisiones acertadas.

Enfócate en tu bienestar

Si bien la experiencia de tus hijos en tu relación de co-paternidad es importante, tu propia salud mental es igualmente crucial. Si crees que has dado tu mejor esfuerzo a la crianza compartida tradicional y no está funcionando, es posible que necesites hacer un cambio para protegerte de un mayor daño emocional o estrés excesivo. Cuando no estás bien, tu hijo también lo percibirá.

Intentar la crianza paralela podría reducir el conflicto entre tú y el otro padre de tu hijo, o al menos ayudar a eliminar una fuente de estrés, permitiéndote estar más presente durante tu tiempo de crianza.

Estos son solo algunos factores a tener en cuenta antes de decidir cambiar a la crianza paralela. En casos complejos, es recomendable buscar asesoramiento legal para evaluar a fondo los pros y los contras de la crianza paralela versus la crianza compartida.

Haciendo que la crianza paralela funcione

Una vez que hayas decidido practicar la crianza paralela, ya sea a través de canales legales o por acuerdo mutuo, es posible que tengas preguntas sobre cómo funciona en el día a día. Aquí tienes algunos consejos para sacar el máximo provecho de la crianza paralela:

  • Evita conversaciones innecesarias con tu ex cónyuge. Incluso si no estás de acuerdo con sus acciones, es mejor abstenerse de iniciar conversaciones. La crianza paralela funciona mejor cuando ambas partes toman decisiones independientes dentro de las pautas acordadas.

  • Utiliza herramientas convenientes para minimizar la comunicación y mantener registros. Utiliza un calendario compartido para reducir la necesidad de actualizaciones constantes sobre los eventos de tu hijo y llevar un registro del tiempo de crianza. Considera utilizar la aplicación Onward para simplificar las discusiones sobre gastos compartidos.

  • Deja de lado la necesidad de saber qué está sucediendo cuando tu hijo no está contigo. Este puede ser el aspecto más desafiante, pero puede tener el impacto más significativo. Con el tiempo, aprenderás a confiar en que tu hijo regresará a casa de manera segura. En lugar de preocuparte durante tu tiempo libre, permite que su vida con el otro padre se desarrolle de manera natural.

READ  Dominando el Arte de la Paternidad con "Like Arrows"

Conclusión: Elige el mejor enfoque de crianza para ti

En mi experiencia, la crianza paralela puede ser tan efectiva como la crianza compartida siempre y cuando priorices las necesidades y los sentimientos de tus hijos. Si crees que la crianza paralela beneficiaría tu situación, pensar en cómo implementarla con anticipación te ayudará a manejar los detalles e interactuar con tu ex cónyuge de manera respetuosa desde el momento en que tu divorcio se finalice. Recuerda, no hay un enfoque único para la crianza después de un divorcio.

Fuente